ORDENACIÓN SACERDOTAL: EL BUEN PASTOR COMO MODELO DE LIDERAZGO SACERDOTAL

10 Enero 2018
Publicado en Diócesis

Sábado 31 de diciembre, en la catedral san Juan Bautista de Chitré, adornada a fiesta, se ha reunido el pueblo de Chitré, de Guararé y santo Domingo de Las Tablas con el obispo, mons. Rafael Valdivieso, y todo el presbiterio diocesano, para la Ordenación sacerdotal de dos nuevos presbíteros: el diácono Agustín Antonio Córdoba Pérez de santo Domingo de Las Tablas, y el diácono Reynaldo José Díaz Vergara de Guararé.

Luego de los ritos iniciales de la Misa y de la proclamación de la Palabra de Dios, y antes de iniciar el Rito de la ordenación, el obispo se ha dirigido a los ordenandos y a la comunidad en su homilía, que ha iniciado con una hermosa comparación de la vida de la Iglesia con los bellos vitrales que adornan nuestra iglesia catedral San Juan Bautista. Desde afuera solamente se pueden apreciar manchas de colores indistintas, pero por adentro del templo se pueden apreciar los maravillosos detalles y los efectos de luces de los vitrales.

Así es la vida de la Iglesia: desde afuera se notan manchas indistintas, debilidades humanas, contradicciones y pecados. Sin embargo, desde adentro se perciben las maravillas que Dios realiza en las vidas de cada persona y se experimenta la fuerza de la Gracias santificante que transforma el corazón del hombre. Es en esta óptica cristiana que podemos entender el misterio de la ordenación sacerdotal por medio de la cual, a través de la imposición de las manos del obispo y de todo el clero, dos seres humanos, Agustín y Reynaldo, se convierten en ministros de los Sacramentos, dispensadores de la Gracia de Dios.

A estos dos hermanos, hijos de familias sencillas y miembros de nuestra comunidad diocesana, el obispo ha recordado que su liderazgo en la iglesia se debe parecer más a Cristo Buen Pastor que a otros tipos de liderazgos basados en poderes, habilidades, destrezas y títulos universitarios. El Buen Pastor comparte toda la vida con su rebaño, se consagra a sus ovejas y está dispuesto a dar la vida para defenderla. Mientras que los funcionarios ejercen una función, prestando un servicio a tiempo y en cambio de una remuneración, la característica del sacerdote-pastor es la gratuidad y la disponibilidad total. Solamente si el presbítero “huele a ovejas”, las ovejas reconocerán el olor del pastor y lo seguirán.

La presencia de las comunidades, donde los dos nuevos presbíteros han realizado su experiencia pastoral durante el tiempo del Diaconato, y el entusiasmo y cariño que mostraban es un signo evidente que ellos ya están bien encaminados por la sequela de Cristo Buen Pastor.

Al final de la celebración, el Canciller diocesano, padre José Ramón Rodríguez (padre Chemita), ha anunciado los nombramientos de los dos nuevos presbíteros. El padre Agustín Antonio Córdoba Pérez será vicario parroquial en la parroquia de San Pedro en Los Pozos y el padre Reynaldo José Díaz Vergara será vicario parroquial en la parroquia Santa Bárbara de Las Minas.

Concluyendo el obispo ha invitado a los jóvenes a responder al Señor que siempre está llamando, y de una manera jocosa ha remarcado que los últimos cinco sacerdotes provienen de la provincia de Los Santos, come decir a los herreranos: “póngase las pilas”...

Es fundamental que los padres de familias, los educadores, los catequistas y los maestros presenten el ideal de consagración al Señor ya que desde pequeños se va delineando en la mente y en el corazón de los niños el modelo de hombre y mujer que desean ser en futuro.

Visto 2177 veces